Hablamos de los residuos de construcción y demolición
Residuos de construcción y demolición: ¿conoces su importancia?
14 octubre, 2019
Show all

Zahorra artificial y grava reciclada: también en tu jardín

cómo utilizar gravilla y zahorra artificial en el jardín

Más allá de su uso en construcción o de formar parte de la base de las carreteras que recorremos a diario, hay materiales que parecen encontrar una nueva vida cuando pasan a formar parte del paisaje cotidiano de nuestros jardines. Grava de diversos colores y tamaños, zahorra y arenas con densidades y texturas diferentes. No es necesario ser un paisajista experto para usarlas, pues resultan económicas, sencillas de colocar y fáciles de mantener. Convenientemente dispuestas ayudan a mantener la humedad y protegen el terreno de los cambios bruscos de temperatura. Las mismas ventajas que aconsejan su uso en las obras civiles las convierten en materiales de gran rendimiento en nuestro jardín. Pero vamos a empezar por conocer qué es la zahorra artificial y de dónde vienen los tipos más habituales de estos componentes.

¿Qué es zahorra artificial?

Se denomina zahorra al material granular, de granulometría continua, que se utiliza como capa de firme. Se considera zahorra natural al material de este tipo formado básicamente por partículas no trituradas. En cambio, se denomina zahorra artificial al constituido por partículas total o parcialmente trituradas. Este tipo se puede obtener por machaqueo de una mezcla en proporciones determinadas de diversos productos de cantera, de este modo que se consigue la densidad y los márgenes granulométricos estipulados por la normativa de estos materiales. Dado que el uso más común de la zahorra artificial es para la base de las carreteras y caminos, en forma de rellenos de capas granulares, es lógico que haya una legislación que marque las prestaciones óptimas de este material en la obra civil.
También se puede obtener zahorra artificial reciclada a través de la trituración de hormigón, asfalto o RCD (residuos de construcción y demolición). De este modo se reutilizan los materiales y, a través del reciclado, evitar acumulaciones de residuos y encontrar una vía económica para sus nuevos usos.
En ambos casos los procesos de fabricación también van acompañados de los pertinentes análisis para que el material resultante se adapte a lo estipulado y, por ejemplo, que su contenido en compuestos de azufre no supere los niveles permitidos.

¿Qué es grava reciclada?

Por otro lado, se suele definir como grava reciclada a esa porción de material grueso que se obtiene por cribado de la trituración de residuos de construcción y demolición. Generalmente las gravas recicladas son áridos gruesos que se obtienen y preparan en las plantas de tratamiento de residuos de construcción y demolición para ser usadas posteriormente. La grava procedente de reciclaje de RCD es utilizada habitualmente para drenajes, relleno y drenaje de muros o rellenos en general. También se puede usar como aislante y para nivelar terrenos; y es muy apreciada su utilización como elementos de jardinería.

grava reciclada para tu jardin

Grava para jardín: apuesta por su versión ecológica

Con el crecimiento de la utilización de grava de RCD reciclada se ha logrado disminuir el volumen de residuos de las construcciones y las demoliciones, evitando así su acumulación en vertederos específicos. También se consigue de este modo limitar el impacto y la degradación de los entornos naturales de donde se realiza su extracción, logrando que los áridos no tratados no perjudiquen el medio ambiente.
Este tipo de material se puede usar como elemento básico en nuestros jardines. Sus cualidades son bien conocidas:

  • Las zonas de grava en jardines, alternadas con las de césped, aportan armonía al conjunto y resultan más económicas y sencillas de mantener. Además de reducir el consumo de agua, un recurso muy valioso.
  • Es de fácil instalación y su uso ayuda a mantener mejor la humedad del terreno y colabora en proteger la tierra de cambios bruscos de temperatura. Como se ajusta bien a todo tipo de contornos, aunque sean irregulares, su utilización resulta aconsejable para todo tipo de áreas sin importar su extensión.
  • En cuanto a sus posibilidades de diseño, armoniza bien tanto con las plantas como con otros tipos de materiales como la madera o el metal. Su variedad le permite combinar texturas y colores de modo sencillo, formando motivos decorativos de fácil mantenimiento y ejecución.
  • Las gravas presentan prestaciones ideales para su uso en jardines mediterráneos, o en los de poco mantenimiento. Son presencia indispensable para jardines de ambientación zen; y específicamente recomendadas en los que predomina la presencia de cactus. En tendencias novedosas como la xerojardinería (jardines en los que se extrema la minimización del consumo de agua) resultan parte fundamental de todo el proyecto.

¿Cómo comprar grava para jardín?

En general la compra de áridos reciclados, zahorra artificial o grava reciclada se hace por peso. Si se sabe la extensión de la superficie que se quiere cubrir, las empresas especializadas en gestión de áridos podrán estimar con mucha precisión la masa de material que se va a necesitar. Este tipo de empresas puede ofrecer precios muy competitivos por tonelada (desde 2 euros/Tm, como en Contenedores Satur) y la posibilidad de transportar el material en sus camiones hasta el punto en que se necesite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *